Respetar al otro es repatarse a uno mismo.

Mientras mayor sea el Respeto medido sobre la base de algo externo a nosotros, más grande es el deseo de ser reconocido por los otros. Mientras más grande es el deseo, más se deja uno llevar hasta perder su auto-Respeto.

Cada uno en el mundo tiene derecho a vivir con dignidad y Respeto.

Una parte del auto-Respeto es conocer mis propias cualidades.