La Libertad es la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.

La verdadera Libertad es ejercida y experimentada cuando sus parámetros están definidos y son comprendidos. Los parámetros son determinados por el principio de que todo el mundo tiene los mismos derechos, igualitariamente, indiferentemente de la religión, cultura o sexo.

La Libertad interior se experimenta cuando tengo pensamientos positivos por otros y por mí mismo.

La Libertad puede ser erróneamente entendida como un paraguas vasto e ilimitado el cual permite “hacer lo que quiero, cuando quiero y a quien quiero”. ese concepto es engañoso y es una elección equivocada.